De donde vienen los amigos?

Los amigos vienen de París?

Estuve hablando por teléfono con una amiga y luego me quedé “pelando la pava” un buen rato.
No fue un rato inútil, estuve pensando sobre los orígenes de mis amistades actuales, sus diferentes procedencias y personalidades.
Quizá primero voy a hacer una definición de lo que para mí son amigos.
Los defino como personas a las que quiero, donde puedo ser como soy, a los que puedo decir lo me apetece (no confundir con la falsa sinceridad) o puedo callar cuando quiero. También son personas a las que puedo referirme cuando tengo una necesidad emocional, o cuando me apetece mantener una conversación. Son los que no me exigen ni me piden, simplemente me dicen lo que quieren con sencillez.
Según esta definición propia me queda claro que la importancia que les doy es alta, tan alta como selectiva, tengo que reconocerlo.
Con el tiempo he ido limpiando conocidos y quedándome con amigos, eso quiere decir que mi vida social es más bien escasa, aunque de alta calidad.
Es la decisión que he tomado. Mis amigos son personas que me quieren y me aceptan como soy, con mis defectos y que ven mis cualidades con alegría e incluso me las hacen visibles.
Mis amigos son personas a las que quiero, que los acepto como son, sus posibles singularidades los veo como un reflejo de las mías y sus valores refuerzan los míos.
Por Sant Jordi, los regalo una rosa virtual.
Gracias por estar ahí AMIGOS, aunque no vengáis de París

No Comments

Post a Comment